Segundo Festival de las Artes Papantla 2014, en Veracruz

 

* Los participantes coincidieron en que el poeta no se puede quedar callado y que está obligado a denunciar los hechos que empobrecen al país y que dañan los intereses y derechos de sus ciudadanos

 

* “Un poeta no puede desligarse de su compromiso social, ni puede eludir la realidad en la que vive. La poesía, también implica un compromiso social que no es lo mismo que un fanatismo político”

 

El Festival se efectuó en el Centro Cultural “Teodoro Cano” en Papantla de Olarte, Veracruz, con la asistencia de escritores y de artistas gráficos y artesanales

El Festival se efectuó en el Centro Cultural “Teodoro Cano” en Papantla de Olarte, Veracruz, con la asistencia de escritores y de artistas gráficos y artesanales; al centro, de rebozo verde, Rocío Alejandra Ayala Pimentel

Rocío Alejandra Ayala Pimentel, texto y fotos

Miércoles 31 de diciembre de 2014

Papantla, Ver.- El Festival de las Artes Papantla 2014 se vistió de gala con la asistencia de escritores y artistas gráficos provenientes de varios estados de la república mexicana, organizado por el director del grupo cultural OCCEG, Pablo García García, junto con su equipo de colaboradores.

Efectuado en el Centro Cultural “Teodoro Cano” los pasados días 20 y 21 pasados, en Papantla de Olarte, Veracruz, en esta su segunda edición, los promotores de OCCEG manifestaron su satisfacción por el resultado del evento.

Me siento muy satisfecho, muy nutrido este evento, de mucho talento, creo que cada día vamos creciendo, el Festival de las Artes Papantla 2014 ha sido un éxito, y el éxito lo han hecho los escritores, pintores, artesanos, músicos y los que también han participado en la organización de este evento a través de nuestro grupo cultura, puntualizó Pablo García.

El maestro Pablo García García da la bienvenida a la poeta  Voz de Orquídea, Dolores Reyes Herrera

El maestro Pablo García García da la bienvenida a la poeta
Voz de Orquídea, Dolores Reyes Herrera

Al mismo tiempo, dijo que para el próximo año están dispuestos de nuevo a invertir el tiempo necesario, “para seguir creciendo el espíritu de la cultura del México que tanto queremos”.

Por su parte, los escritores manifestaron su felicidad por ser invitados a tan magno evento, dejando de manifiesto que fue una grata experiencia, sobre todo por el alcance que tienen eventos de éste tipo. Para algunos, el festival de las artes es un encuentro de sueños y realidades, de hermandad. Un enorme encuentro, sobre todo con los jóvenes, que piensan y observan alrededor de ellos y deciden que tienen que hacer algo para cambiar al mundo.

Es algo muy intenso, comentó el poeta Carlos Eduardo Lamas, de Xalapa, Veracruz, quien dijo que le gustaría que algo de esta magnitud se realizara en su ciudad y para el poeta Octavio A. Rodríguez Yelmi, ser convocado al Festival de las Artes tuvo un significado especial.

“Significa mucho, es verdaderamente un privilegio poder estar aquí, conocer a tantos poetas de diferentes partes del país y distintas partes del estado de Veracruz, gente que no tiene quizá como nosotros, como yo mismo no tenemos un nombre, vamos a decirlo pomposamente, un nombre en las letras nacionales y sin embargo hay un extraordinario talento.

“Aquí hemos escuchado poemas hace un buen rato y seguimos escuchando poemas de nivel, así sin que se escuche pedante, he escuchado al menos desde mi apreciación, poemas que no le piden nada al mejor poema de don Jaime Sabines o Mario Benedetti, o alguno de los grandes.

“Por supuesto, sabemos que hay que guardar las distancias, sabemos que hay que expresarse objetivamente ante estas situaciones y sin embargo, me atrevo a pensar. Yo acabo de escuchar dos poemas absolutamente desconocidos y absolutamente extraordinarios en relación a los acontecimientos que ocurren hoy en día, entonces este es un gran foro para realizarlo”, precisó Rodríguez Yelmi. 

Los poetas Carlos Eduardo Lamas y Octavio A. Rodríguez Yelmi

Los poetas Carlos Eduardo Lamas y Octavio A. Rodríguez Yelmi

Con respecto al esfuerzo realizado por parte de los organizadores, Rodríguez hizo hincapié en que “hay reconocer el esfuerzo de los trabajadores, particularmente del compañero Pablo García García, y además hay que destacar dos cosas, el comité organizador se echó la carga a cuestas, no hay mucho subsidio y eso es lamentable porque en todas partes las autoridades eluden el tema de la cultura y específicamente de la poesía, a lo mejor en términos de préstamos de instalaciones está bien pero hasta ahí.

“La otra parte destacable es que se han gastado decenas de miles en este evento y esas decenas de miles son compartidas por cada uno, y lo importante es lo intangible, es estar con ustedes y conocer todo lo que nos aportan en términos de poesía, cultura y sobre todo en términos de amistad”, enfatizó.

Respecto al significado que tiene la poesía como movimiento social, las opiniones no se hicieron esperar, para algunos, el Festival de las Artes fue el foro idóneo para exponer las ideas y “crear una gran red de amistades, de personas que luchan en común y de esa manera considero que podemos ir cambiando un poquito a nuestro ya tan desgastado y maltratado país”, comentó la poeta Mariana Rosas.

En el Festival, los participantes coincidieron en que el poeta no se puede quedar callado y que está obligado a denunciar los hechos que empobrecen al país y que dañan los intereses y derechos de sus ciudadanos.

“Como ya lo hemos comentado, el poeta no se puede quedar callado, tenemos ese don, la voz, la palabra y no es que quisiéramos escribir sobre eso, es que tenemos la obligación de escribir, tenemos la obligación de denunciar, por ahí dicen que la pluma es más fuerte que la espada y puede ser cierto, si nosotros empezamos a levantar las voces, se puede conseguir mucho, a lo mejor un poema o dos poemas no cuentan o se siente que no cuentan, pero dos más dos, más uno más uno y todos unidos se pueden lograr muchas cosas, yo creo que es muy interesante que el poeta pueda expresarse de esa manera”, así lo dijo el poeta Lamas.

El poeta Octavio A. Rodríguez Yelmi, resaltó que la obligación del poeta no debe perder objetividad para no caer en el fanatismo político. “Un poeta no puede desligarse de su compromiso social, ni puede eludir la realidad en la que vive. La poesía, también implica un compromiso social que no es lo mismo que un fanatismo político.

“Objetividad en poesía, objetividad en política, objetividad en el análisis. El poeta también en su modo es un educador del pueblo y es un formador de conciencias también, creo que eso es ‘Qué floja’”, afirmó.

Mosaico literario artesanal

Mosaico literario artesanal

Cabe señalar que para los promotores culturales, el panorama fue muy parecido y superó en mucho las expectativas de éstos. Tal es el caso de la poeta y promotora cultural Elvira Mora Mora, quien es originaria de Veracruz y radica en Tuxtepec Oaxaca.

“Este festival me sorprendió gratamente porque incluyó todo; el cómo fue fluyendo de una manera tan agradable, tan armoniosa, tan bonita, todos entregados en lo suyo, muy profesionales,  y la sorpresa mayor para mí, fue ver ese sentir, esa inquietud, en los jóvenes, es ahí donde no es que me llame vieja pero, incluyéndome igual, que muchos ya somos maduros en las letras y no en sentido nada más literario sino de edad, y es un gusto ver que hubo mucho joven y que hay mucho talento.

Me sorprende también ver como las casas editoriales se están moviendo, y no son libros mal hechos, es calidad, y una cultura que nosotros debemos adquirir entre escritores es leernos. Sí pude ver ese movimiento, la mesa de venta de libros, hubo venta de libros, como lo dijo un artista, he aprendido que del arte si se vive, si podemos tener algo digno, un plato de comida en nuestra boca por lo que hacemos, si se puede, sencillamente”, comentó.

En ese mismo tenor, el maestro Juan Pérez Salazar, resaltó la importancia del festival como “un sondeo, de cómo está la salud poética no sólo en el estado, también a nivel nacional, yo creo que eso representa, como un muestreo de lo que hay nacionalmente y por otro lado, es la oportunidad que tiene escritores o artistas de diversas disciplinas para participar y para mostrar su arte”.

De igual modo el escritor y director ejecutivo de SEPIA Ediciones, Sergio Alarcón Beltrán, expresó que fue una experiencia extraordinaria, “un reencuentro con gente que concibe un mismo fin, que es de alguna manera evolucionar a través del arte, cambiar al mundo a través del arte. Para mi editorial, lo considero un éxito también porque afortunadamente para la gente que hemos editado, está respondiendo la obra frente a las expectativas de sus lectores”, señaló.

La poeta y artista gráfica Gwenn Aëlle y su esposo

La poeta y artista gráfica Gwenn Aëlle y su esposo

También se incluyeron dentro del Festival las participaciones especiales como lo fue el Coro de niños de la Telesecundaria Vicente Guerrero de Valle de Chalco, bajo la dirección del maestro Luis Martínez, acompañados del talento de la poeta Hilda Ereiva, chilena, radicada en nuestro país para quien el festival fue una experiencia muy importante por su carácter de generosidad:

“Soy alguien que quiere dar, quiere aportar y esa aportación se queda en cada uno de los corazones que pudo percibir un poco de lo que pretendemos dar. Eso es lo que me importa, que se siembre una pequeña semilla y se quede como un recuerdo y cada uno es responsable si lo deja florecer, como la participación de los niños, tienen mucho que dar todavía, seguimos trabajando para que ellos puedan alcanzar el espacio, momento, lugar que merecen y seguiremos dando, dando porque yo creo que es lo que siempre nos dará la mejor satisfacción, dar”, enfatizó.

Otra participación especial y no menos importante, fue la de Gwenn Aëlle Folange Téry, franco mexicana, quien destaca siempre como poeta y artista gráfica, para quien el festival de las artes le brindó “esperanza, amistad, compañerismo, un poco de cansancio porque es mucho, pero al mismo tiempo, mucho para reflexionar, porque hasta las horas que tratamos de dormir, nos llenamos de emociones de palabras de gestos de música”, confesó.

De ella, se desprende hablar acerca de la compañía de su esposo Hendrik Lentz. y de lo importante que es para Gwenn Aëlle como artista y como persona: “él ha sufrido con esto, decimos mucho, nos reímos mucho entre nosotros los artistas de que la gente nos considera locos, pero no es de risa es de sufrimiento; para él ha sido difícil tener una esposa diferente, si lo fue para mí, vivir dentro de mí ser diferente, él ha tenido que lidiar con la sociedad, con su familia, con la gente que trabaja y de repente se dio cuenta -un poquito al mismo tiempo que yo-, de que no soy tan rara y empezó a participar y ya viste que me entregó mi reconocimiento, y le dijo a todo mundo que estaba muy orgulloso de su esposa.

“Está reconociendo quien soy, de que sí valgo, y de que estoy al mismo nivel que los demás y eso también es importante para él -comentó emocionada hasta las lágrimas. -Mira no lloré en todo el fin de semana”.

Gwenn se emociona, ríe, llora y dice “¡a lo mejor hago un cuadro!” Es importante comentar que Gwenn nos emociona con su particular forma de querer a nuestro país y por eso es querida por muchos mexicanos.

Una huella imborrable

No cabe duda que el Festival de las Artes Papantla 2014, dejó una huella imborrable en cada uno de los asistentes, desde aprendizaje mutuo, el reconocimiento de nuevos talentos y valorar en tiempo y forma el trabajo de poetas con una trayectoria respetable.

Fue también la mejor oportunidad de crecer sin buscar reflectores ni abrazar egos que dividan los frutos del compañerismo y el apoyo entre escritores, el foro sirvió para tender los lazos que habrán de unir el trabajo y esfuerzo tanto de promotores culturales como de casas editoriales para consolidar eventos de largo alcance como lo ha sido el Festival de las Artes en esta su segunda edición, Papantla 2014.

“Lo que hacemos, lo hacemos de corazón, más allá de la emoción que  nos embarga, lo hacemos técnicamente de la mejor manera que nos es dado, es decir tampoco estaremos por el espontaneísmo que se vale pero quiero decir, tenemos que depurar lo que decimos o lo que hacemos por una razón, porque si lo estamos dirigiendo a un público, el público merece todo nuestro respeto y por eso la exigencia, el rigor a la hora de escribir un poema, hasta cumplir las normas elementales de ortografía, de puntuación, de sintaxis, porque hay un compromiso.

“Nuestro trabajo es tan riguroso como el más riguroso ensayo de un sociólogo o del historiador, o como el más riguroso trabajo del científico en su laboratorio, no es menos; no es más, pero tampoco en menos”, destacaría Octavio A. Rodríguez Yelmi.

 

Papantla

Bendita eres 
porque preservas la lengua ancestral 
y las raíces de los hombres de plumaje blanco 
que cincelaron tu historia en un mural.

Porque no vuelan con la imaginación
ni sueñan debajo de la sombra ociosa del tiempo, 
retan al espacio, se perfilan al firmamento 
del palo de volador.

Crean poesía 
con la metáfora del parpadeo de estrellas, 
al leve roce de céfiros 
por los diversos cerros de los barrios.

Porque tus aves multicolores 
arrullan la aurora y despiden al crepúsculo, 
en cada travesía del movimiento de rotación 
por las estampidas de sus trinos.

Porque la fragancia natural 
de las flores son bondades del entorno, 
los que aún perfuman el campo verde 
al cultivo de bejucos de vainilla en el bosque.

Porque en la casa del tiempo 
albergas trescientos sesenta y cinco nichos 
que se traducen los días del año
en la majestuosa pirámide del Tajín.

Porque el espejo del pasado 
es atuendo del presente fortalecido 
por la gama de vivencias de la historia inspirada 
en sus hombres y mujeres.

Porque te debo Papantla 
el retrato de la ciudad que aún no termino de escribir.

Pablo García García

000.- Poesia Papantla

 

Anuncios