VILLA-TV

¿Por qué no aparecen los normalistas de Guerrero?

Dos versiones, ninguna buena

Por Ciber V. V.

 

Marcha de solidaridad con los normalistas de Ayotzinapa, el día de ayer. Foto: Tomada de Reforma.com

Marcha de solidaridad con los normalistas de Ayotzinapa, el día de ayer. Foto: Tomada de Reforma.com

Jueves 23 de octubre de 2014 

Aunque para algunos telenoticieros, como el de Adriana Pérez Cañedo del Canal 11, la desaparición de los estudiantes normalistas de Ayotzinapa, Guerrero, no fue siempre la noticia de todos estos días, pues en casa tienen el original movimiento estudiantil del IPN, el doloroso acontecimiento continúa teniendo una importante cobertura por la TV abierta y demás medios y redes de comunicación. Sin duda ello se debe a la magnitud y consecuencias reales y potenciales del suceso en el plano general, pero ante todo a su relevancia concreta para sus familiares, compañeros y amigos, al igual que para los guerrerenses y para el país entero. Esto queda demostrado en los innumerables pronunciamientos y grandes movilizaciones realizadas no sólo en Iguala, en Chilpancingo y en Acapulco, sino en muchas partes de la república mexicana. La incertidumbre, y como siempre, la falta de confianza en las pesquisas locales y federales, siguen produciendo afirmaciones, opiniones y reflexiones sobre la condición y paradero de los muchachos; aquí presentamos dos, desafortunadamente ninguna buena. 

Las discutieron los especialistas de “Primero Plano”, programa de análisis político, también transmitido por Canal 11, que dedicó todo su tiempo al lamentable tema.[1]Es muy factible la versión de que efectivamente no los encuentran y que ello se debe a la incapacidad policial y pericial en la búsqueda de víctimas, ya que ahora al gobierno es al que menos le conviene el gran despliegue de críticas que ha originado el caso; es el menos interesado en que se postergue la solución del grave problema. Ya no sólo está perdiendo la credibilidad del pueblo y de la gente que lo sigue haciendo caer en los índices de popularidad, al ver el escaso crecimiento de la economía nacional, sino ante los representantes del mundo global de la industria y del mercado. Hecho que de por sí, contrasta evidentemente con el clima de estabilidad y confianza que la estrategia de comunicación internacional de Peña Nieto, había estado cultivando entre los empresarios y gobiernos extranjeros para dar certidumbre a su inversión, los cuales aparentemente estaban ávidos de hacer negocio en México. 

Con las indignantes noticias que han circulado por el planeta y los importantes reportajes que se están haciendo acerca de las víctimas, creemos que efectivamente los negociantes de todas las comarcas comerciales están: dudando, pensando y resolviendo. Por supuesto que las inversiones ya empezaron y no se detendrán en el acto, quizá sólo aminoren, pero nada de esto es conveniente para nosotros los mexicanos, pues si el reformismo presidencial colisiona al contacto con las realidades que espera “mover”, es porque creemos que éstas revelan el fondo de las relaciones perversas que no atendió y que es fabricado y reproducido por la corrupción, la impunidad, la desigualdad y la pobreza: es posible que al Partido Revolucionario Institucional – PRI, se le estén revirtiendo las malas prácticas que con entusiasmo usó y que favorecieron la creación y mantenimiento de múltiples formas y condiciones de inequidad, durantes más de setenta años. Entonces, de poco servirán el país y a los priistas las tan alabadas reformas estructurales; con un fracaso de tal magnitud, ya ni el PRI dará esperanzas a la gran cantidad de población que votó por él o que creyó que era la única opción plausible. 

Saber que los cambios constitucionales propuestos con tanta certeza, apenas llegarán a ser, sería una mala noticia, pero confirmaría que las bases de la política nacional, y en buena medida los orígenes del Estado-Nación, continúan en franca descomposición. 

La otra versión, que pinta un escenario aún más devastador y doliente, es que los gobiernos local y federal, ya saben que los jóvenes fueron asesinados y calcinados, y que por tanto, sus restos no podrán ser encontrados ni reconocidos. Esto sería muy triste para las familias, pero además evidenciaría para la ciudadanía en sus conjunto, que: las policías municipales, estatales y federales no pueden controlar al crimen organizado, que el tan mentado estado de derecho no existe, si sólo se ejerce en algunas entidades, y que estamos frente a un gobierno que, en el plano político, juega con nosotros y nuestros sentimientos al prolongar la revelación de la información. Eso con el objetivo quizá, de que se enfríen los ánimos y con el paso del tiempo se diluya la protesta. No obstante, la mega marcha de este miércoles 22 de octubre en la ciudad de México y las diferentes manifestaciones organizadas en Latinoamérica y Europa, por fortuna desecha ese escenario; así que, ¿cómo le van a hacer para que Guerrero y el país se calmen? 

Las dos versiones aquí expuestas cusan desazón, porque perturban la calma y nos colocan en el extremo de la inseguridad, pues de la primera diríamos que ni cuando de verdad los gobernantes quieren cumplir con su trabajo lo logran, y de la segunda, que nos estamos moviendo, pero hacia peores y más violentos pasajes.

[1] “Primer Plano” se trasmite los lunes en la noche, a las 22: 00 horas. En el programa que vimos, del 20 de octubre pasado, participaron: Lorenzo Meyer, Sergio Aguayo, Leonardo Curzio, José A. Crespo y F. José Paoli. Los videos de los programas están en la página electrónica del Canal 11: http://www.oncetv-ipn.net

Anuncios