“El intento engatusador de Duarte es de una vulgaridad proporcional a su disimulo frente a la denuncia interpuesta por Jaime García Chávez en su contra por los delitos de enriquecimiento inexplicable, peculado, abuso de autoridad, uso excesivo de atribuciones, a partir del caso del Banco Unión Progreso, del que el Gobernador se convirtió en socio mayoritario. (…).”

 

César Duarte: Espejitos y lluvia frente al escándalo

Javier Corral Jurado

 

javier-corral

www.javiercorral.org

Domingo 5 de octubre de 2014

Sin un sólo dato duro con el que pudiera presumir un logro relevante, alguna obra de infraestructura importante o un programa social de alto impacto, el Gobernador de Chihuahua César Duarte Jacquez optó por la demagogia más ramplona en su IV informe: de última hora sacó los espejitos para tratar de encandilar a los chihuahuenses ante las denuncias de corrupción en su contra, el endeudamiento de su gobierno, el manejo faccioso de servicios y programas. Anunció -metido en el espectáculo y no en la rendición de cuentas-, que había conseguido reducir las tarifas de energía eléctrica en la entidad hasta 50 por ciento, con efectos retroactivos al mes de mayo. “Bajan hasta 50% tarifas eléctricas”, asentaron Los Diarios de Juárez y Chihuahua en sus ocho columnas. “Trascendente anuncio de Duarte en su informe”, “Baja 50% tarifa de Electricidad”, tituló el Heraldo de Chihuahua. “Rebajará CFE a la mitad, luz en el Estado: Duarte”, desplegó el Norte de Juárez. 

El intento engatusador de Duarte es de una vulgaridad proporcional a su disimulo frente a la denuncia interpuesta por Jaime García Chávez en su contra por los delitos de enriquecimiento inexplicable, peculado, abuso de autoridad, uso excesivo de atribuciones, a partir del caso del Banco Unión Progreso, del que el Gobernador se convirtió en socio mayoritario. Ha tenido que recurrir a una magnificación de esa dimensión para tratar de atajar el escándalo, pero pronto le acarreará un mayor descrédito porque el “anuncio trascendental” es una gran falacia. El cambio de tarifa eléctrica de 1C a 1D que resolvió desde hace meses realizar la Comisión Federal de Electricidad, en el servicio doméstico, es fruto de varios estudios que fueron impulsados por distintas demandas y que beneficiará sólo a los altos consumos de energía eléctrica; el grueso de la población si acaso, conseguirá de un 2% a 7% de rebaja. Porque el promedio de consumo mensual Kw/h en el Estado no es mayor a 500. Los que tengan un consumo menor a 300 kw/h, quedarán igual.
 
¿Cómo le va hacer Duarte para cumplir tan espectacular anuncio? Está por verse. Por lo pronto ha sido una de las formas de salir al paso de la polémica de la semana en las redes sociales. No desmintió la documentada acusación que lo coloca en el lodazal de la corrupción política nacional; eludió tomar una posición formal y seria, dar respuesta contundente, ponerse a disposición del Ministerio Público para que lo investiguen cuanto sea necesario. No dijo que se trata de una calumnia, o difamación, no se siente profundamente agraviado, no lo irrita un señalamiento de ese tamaño realizado por un ciudadano que no tiene más poder que su prestigio y la investigación que realizó. “A mí ni siquiera me molesta, ni mucho menos me preocupa… no le tuve miedo a los sicarios, menos a los chismosos, menos a los que no tienen fundamentos”, dijo para luego tratar de desviar la atención con el tema de los baches que atestan calles y carreteras, los que asumió como “marca PRI” pero que según él se deben a la lluvia, “porque desde que el PRI gobierna, llueve en Chihuahua”, como si en efecto, haber consagrado a Chihuahua al Sagrado Corazón de Jesús – violación al Estado laico hasta ahora impune -, le consiguiera esos favores. 
 
Sabedor del arsenal de pruebas que lo ponen contra las cuerdas, pretende reducir dos denuncias penales, una tercera de carácter administrativo y una cuarta de orden político, a simples chismes. ¿Presentar denuncias penales ante la Fiscalía Estatal y la Procuraduría General de la República, así como una denuncia ante la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, y ante la Secretaría de Gobernación, son chismes?

César Duarte se sale por la tangente, y en otra muestra del espíritu faccioso responde como Jefe del PRI en Chihuahua, y no como Gobernador del Estado: “A los que aspiran a desbancar a mi partido del gobierno, no les vamos a dar el gusto”. La amenaza está lanzada; el que debiera ser uno de los garantes de la estabilidad política, se coloca al frente de la discordia y advierte que utilizará todos los recursos a su disposición para evitar lo que en un régimen democrático debiera ser normal y absolutamente respetada: la competencia electoral para renovar los poderes. Que eso lo digan los dirigentes priístas, es entendible, pero que desde el Ejecutivo estatal se haga esa propaganda para tratar de encubrir la irritación social que ha causado la revelación del incremento exponencial de su patrimonio personal, es comprometer la parcialidad de la fiscalía estatal bajo su mando. Si el fiscal estatal actuara, en el remoto caso, estará contribuyendo, según el Gobernador, con los que quieren desbancar a su partido. 

Frente a acusaciones delicadas esa ha sido la norma, la respuesta sectaria. La extiende para los de casa, esto es, en su partido; porque el espíritu faccioso lo será en todos los ámbitos de la vida, es una cualidad intrínseca de las visiones autoritarias. Así eludió a José Reyes Baeza Terrazas cuando éste decidió poner fín -obviamente con la anuencia del Presidente de la República- a las insinuaciones, descalificaciones y manejos engañosos del Gobernador Duarte con los que quiere esconder o disfrazar el monto real del endeudamiento de Chihuahua. 
  
El ex-gobernador de Chihuahua (2004-2010), le envió una carta el 22 de agosto de 2014, que se conoció públicamente el 2 de septiembre, para pararlo en seco.  “Considero pertinente hacerle llegar este documento para referirme a expresiones públicas que he escuchado en voz suya en distintos medios de comunicación de nuestro estado.  Estaré atento para pronunciarme respecto de las precisiones que el Secretario de Hacienda del gobierno del estado exprese con la puntualidad que usted ha instruido en la rueda de prensa anunciada para la próxima semana”.
 
“Ya en el mes de marzo, propuse una reunión para detallar la clasificación y monto de la deuda del estado que nunca fue aceptada, pero lo que no admito definitivamente, es la imputación de la aplicación indebida de recursos federales por 3 mil millones de pesos y la presunta necesidad de su parte de contratación de deuda pública para subsanar las supuestas irregularidades”.
  
“Revisemos con rigor la cuantificación de la deuda directa, la deuda contingente, la deuda soportada en el fideicomiso carretero, el financiamiento del déficit operativo, el rubro relativo al traspaso entre cuentas federales y estatales para financiamiento puente y la situación de los proveedores del gobierno estatal en septiembre de 2010 y en agosto de 2014, para informar responsablemente, con la seriedad y objetividad que merece la sociedad chihuahuense”.
 
“Atendamos la instrucción presidencial relativa a que “…la política de transparencia… tiene como objetivo no sólo contribuir a garantizar el derecho de acceso a la información de los mexicanos, sino también a brindar información oportuna que permita mejorar la toma de las decisiones de los ciudadanos y mejorar la confianza y certidumbre respecto de la acción gubernamental…”.
 
 ¿Que respondió el Gobernador César Duarte?: “No tengo tiempo para atender esos detalles” y calificó de “ociosa”  la manera en la cual “se pretende estar filtrando información”, pero sostuvo que eso no va a distraerlo. Con casi 42 mil millones de pesos de endeudamiento agregó, “Yo lo he dicho y lo sostengo y la historia lo habrá de acreditar, yo no endeudé a Chihuahua, de ninguna manera y sí tenemos resultados, esa es la diferencia”. 
 
 ¿En serio hay resultados para que Duarte se envalentone y de muestras de ese cinismo?. 
 
 Al endeudamiento exorbitante que aqueja a nuestro estado hay que sumar los índices de corrupción, que de acuerdo a la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental (ENCIG) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, nos coloca entre los estados más corruptos de México.
 
De acuerdo al INEGI, en nuestro Estado hay una incidencia de 44 mil seis actos de corrupción por cada 100 mil habitantes, lo cual rebasa en 43.8% el promedio nacional, ahora bien la dependencia informó también que del total de los entrevistados  el 87.4% señaló que es muy frecuente o frecuente que se presenten actos de corrupción en el gobierno estatal.
 
Respecto a la frecuencia de corrupción por sectores, los policías ocupan el primer sitio con el 58.8%, partidos políticos el segundo con 49.4% y gobiernos estatales con 39.6%.
 
 Pero este no es el único lastre que arrastra el gobierno de César Duarte, la administración se ha manejado en una absoluta opacidad, qué mejor muestra que el modo en el que han manejado el monto de la deuda del estado. En este sentido, de acuerdo al índice de Transparencia y Disponibilidad de la Información Fiscal de las Entidades Federativas 2014 de la empresa ARegional, Chihuahua cayó cinco lugares respecto al año anterior en transparencia en materia financiera. 
 
Se presume la baja de los índices de delincuencia y se quiere plantear el problema como resuelto, pero a manos del propio gobierno federal, la propaganda sucumbe. El pasado 29 de mayo la Secretaría de Gobernación publicó a través del Diario Oficial de la Federación los municipios con mayor ambiente de violencia, en dicho reporte destaca el estado de Chihuahua en donde se concentra el mayor número de municipios identificados por la violencia que se ejerce, 9 en total.
 
Los municipios mencionados son Camargo con 50 asesinatos de 2013 a mayo de 2014; Bocoyna con 43 asesinatos;  Meoqui con 27; Aldama con 15; San Francisco del Oro con 7; Allende y Cusihuiriachi con 5 cada uno y Julimes y Matamoros con 4 respectivamente.
 
Respecto a delitos del fuero común Camargo registró 1,229; Meoqui 853; Aldama 476; Bocoyna 338; Allende 123; San Francisco del Oro 98; Cusihuiriachi 97; Matamoros 56 y Julimes 54.
 
De acuerdo al reporte del Sistema Nacional de Seguridad Pública con cifras al 18 de junio y corte al 31 de mayo, Chihuahua es la tercera entidad con más homicidios dolosos, dicho estado reportó un incremento en dicho rubro del 19.44% pues para entonces se registraron 575 homicidios dolosos.
 
De acuerdo al Índice Delictivo del Centro de Investigación para el Desarrollo (CIDAC), nuestro estado tiene un índice de 67.2, calificación que lo coloca en el rubro de “Afectación Severa” y ocupa el sitio 31, luego de Guerrero en el rubro de homicidios, siendo el segundo estado más peligroso.
 
En lo que respecta a feminicidios en el Estado, diversas organizaciones de la sociedad civil han manifestado que éstos han ido en aumento. El pasado 6 de marzo el Centro de Derechos Humanos de las Mujeres (CDHM), denunció que en Chihuahua habían ocurrido 25 feminicidios para entonces.
 
Conforme a datos del CONEVAL, para 2012 el 35.3% de nuestra población se encontraba en pobreza, de los cuales 31.5% presentaba pobreza moderada y 3.8% pobreza extrema. En cuanto al rezago educativo, dicha institución señaló que el 16.1% de la población presentaba dicha condición, mientras que el 13.6% no tenía acceso a servicios de salud. Respecto a la carencia por acceso a la seguridad social ésta afectó al 48.4% de los chihuahuenses.
 
De acuerdo al Índice de Desarrollo Humano Municipal en México presentado este año por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, Chihuahua cuenta con un índice de 0.744, dicho nivel se determina mediante los logros de la entidad en salud (0.827), educación (0.685) e ingreso (0.728) en valores de 0 a 1.
 
Por las calificaciones, el PNUD destaca que si se comparara el desempeño de los municipios con mayor y menor desarrollo en nuestro estado coexisten condiciones de desarrollo similares a las de Lituania y Zimbabue. El informe también destaca que existen brechas de hasta 52% entre los municipios con mayor y menor desarrollo humano.
 
Por su parte el Índice de Desarrollo Humano de los Pueblos Indígenas señala que 8 municipios de Chihuahua, todos correspondientes a la Sierra Tarahumara, se encuentran entre los 20 con menor IDH-PI: Uruachi, Urique, Balleza, Morelos, Carichi y Batopilas ocupan los primeros 6 lugares, Guazapares ocupa el 11 y Nonoava el 18.

En lo que respecta al índice de salud, 10 municipios de Chihuahua se encuentran entre los 20 con menor: Batopilas, Morelos, Urique, Carichí, Uruachi ocupan los primeros 5 lugares; Guadalupe y Calvo, Guachochi, Balleza, Bocoyna y Guazapares les siguen con los lugares 8, 9, 10, 11 y 13, respectivamente.
 
En lo referente al índice de educación, ocho municipios de nuestro estado están en los peores 20: San Francisco de Borja, San Francisco de Conchos, Carichí,  Cusihuiriachi, Nonoava, Batopilas, Chínipas y Valle de Zaragoza.
 
El informe mencionado es claro respecto a la pérdida de desarrollo que vive Chihuahua y entre uno de los múltiples factores que le atribuye es al índice de supervivencia infantil que, señala, presenta desigualdades profundas en las población indígena: “El municipio de Batopilas alcanza una tasa de mortalidad infantil indígena de 118.80 defunciones por cada mil nacidos vivos, la más alta del país.”
 
Por supuesto, esta realidad no es motivo de escrutinio ni debate en el conjunto de la sociedad chihuahuense, ni materia del IV informe, porque es información que no le llega. El cielo bendice a Chihuahua con la lluvia y el Gobernador saca sus espejitos de la Comisión Federal de Electricidad. ¿Y porqué no iba a ser así?. Si para eso destina anualmente alrededor de 600 millones de pesos en convenios de publicidad con medios de comunicación. 
 
Lo interesante es que a pesar de todo ello, la lluvia está tomando la forma de una próxima tormenta. Nada podrá librar al Gobernador Duarte de enfrentar los juicios penales y políticos. Y será antes de que su partido, sea desbancado en Chihuahua.  

Anuncios