* El detonante: apenas hace 15 días asesinan a Guillermo Rivero López a la puerta de su domicilio, en la calle Abasolo, en San Cristóbal

* Marcha ciudadana para denunciar inseguridad que viven pobladores y pedir a las autoridades protección y “sí no pueden que se vayan”

 

Ciudadanos protestan en Ecatepec por

la violencia e inacción del gobierno

 

Exigen a la autoridades “mayor seguridad, ni un muerto más, ni un secuestro más”, además acusaron a la policía local de estar involucrada o promover los hechos delictivos. Foto: Jorge Villa

Exigen a la autoridades “mayor seguridad, ni un muerto más, ni un secuestro más”, además acusaron a la policía local de estar involucrada o promover los hechos delictivos. Foto: Jorge Villa

Por Roberto Acevedo

Ecatepec, Méx., domingo 31 de agosto._ En la marcha ciudadana “Ecatepec vive en duelo” participaron al menos 300 vecinos de San Cristóbal en protesta por el alto índice de inseguridad y demandar que la autoridad local “cumpla con su obligación constitucional de brindar protección a los pobladores de aquí y sí no pueden, que se vayan”.

Al filo de las 10:00 horas, el contingente portando un moño negro y vestimenta de color negro partió de la Casa de Morelos rumbo al palacio de gobierno, ocuparon dos carriles de la Vía Morelos sin ocasionar trastornos al tránsito y con pancartas en mano exigían a la autoridad “mayor seguridad, ni un muerto más, ni un secuestro más”, además acusaron a la policía local de estar involucrada o promover los hechos delictivos.

En el recorrido gritaron y corearon consignas como; “no más violencia, no más desaparecidos, no más secuestros” y “vivir en paz”, en reclamo de ser escuchados por las autoridades del municipio con mayor índice delictivo del país, en robo de autos, homicidios, secuestros, ejecuciones y asaltos en la vía pública y en el transporte de pasajeros.

Adultos mayores, niños, mujeres, se integraron a la marcha “Ecatepec está de luto” (leyenda de una manta) y en su mayoría personas que han sufrido algún tipo de delito en el seno familiar y “ya no quieren vivir con miedo y temor”.

La marcha bloqueo sólo 10 minutos el crucero de la avenida Insurgentes y Adolfo López Mateos para obligar "a las autoridades corruptas a hacer justicia a los familiares de las personas asesinadas y los crímenes no queden impunes”. Foto: Roberto Acevedo

La marcha bloqueo sólo 10 minutos el crucero de la avenida Insurgentes y Adolfo López Mateos para obligar “a las autoridades corruptas a hacer justicia a los familiares de las personas asesinadas y los crímenes no queden impunes”. Foto: Roberto Acevedo

Tan solo hace apenas hace 15 días, al pretender robarle su vehículo, Guillermo Rivero López fue asesinado a tiros en la puerta de su domicilio, en la calle Abasolo, ubicada en el centro de San Cristóbal.

Esto hecho fue el detonante de la irritación de la gente para convocar a la marcha para exigir al alcalde de Ecatepec, Pablo Bedolla cumpla con el mandato de la ley y “la población se lo pide y sí no puede dar seguridad a bienes e integridad de los ciudadanos que se vaya”.

Antes de arribar al palacio de gobierno, bloquearon por espacio de 10 minutos el crucero de la avenida Insurgentes y Adolfo López Mateos para obligar “a las autoridades corruptas” a hacer justicia a los familiares de las personas asesinadas y los crímenes no queden impunes”.

Al llegar al palacio de gobierno en los cristales de puerta principal y del recinto colocaron cartelones que exponen la problemática de la inseguridad en el municipio más poblado e inseguro del país.

A la entrada del inmueble de gobierno diversas personas denunciaron que han padecido algún tipo de delito en bienes o en su persona; un familiar de cuatro personas desparecidas hace seis meses que se fueron al estado de Michoacán a comprar maquinaria y ya no regresaron.

Así como los familiares de Guillermo Rivero acusaron que las autoridades no resuelven nada, actúan con tortuguismo y negligencia, además tras el homicidio un comando policiaco irrumpió en la vivienda de otro familiar para golpearlos y amedrentarlos, según porque los acusaban de “vivir en una casa de seguridad”, las denuncias de los vecinos no cesaban.

 

Anuncios