“Parece que debemos recordarles que el indicador más importante del desarrollo humano en un país y en el mundo, es el estado de la niñez en todos los ámbitos en que se desenvuelve, aunque desde luego el de su salud física y mental, es el vital. Lástima que esté condicionado por la situación socioeconómica, pero también política en que viven, pues precisamente son los poderosos en ambos terrenos los que deciden su destino.”

 

El desamparo infantil revela la importancia real que tienen

las niñas y los niños para los gobiernos del mundo (-2-)

 

VILLA-TV

por Ciber V. V.

 

Denuncia la UNICEF la muerte de 392 niños en Gaza. Foto de Reuters tomada de El Financiero

Denuncia la UNICEF la muerte de 392 niños en Gaza. Foto de Reuters tomada de El Financiero

Publicado: miércoles 6 de agosto de 2014 

Como señalamos en la entrega anterior[1], en las últimas semanas hemos sido testigos por televisión del desamparo infantil que existe, no sólo en México sino en muchas partes del globo, el cual está provocando que las primeras experiencias de vida en los niños y las niñas sean muy negativas, y con ello, que las bases que están adquiriendo para su desarrollo sean inadecuadas y de mala calidad. Pero una vez revisada la casa, ahora queremos ocuparnos de otras latitudes donde el espectro es menos alentador, pues son países en guerra y a ella arrastran a los menores de edad sin conmiseración alguna. Por ejemplo, en Iraq, las pugnas internas entre milicianos islámicos y soldados del gobierno, mantiene a la población sufriendo; la organización de Naciones Unidas para la Infancia -Unicef, “…dijo el martes que 40 niños han muerto por la violencia en esas regiones.”[2] Debido a ello, “…Vian Dakheel, una legisladora del grupo minoritario yazidi, hizo un conmovedor llamado al parlamento para salvar a su gente, quienes son perseguidos por los milicianos en el norte. “Nuestras familias han sido masacradas”, declaró.”[3] 

Se dice que “Iraq enfrenta su peor crisis desde que Estados Unidos retiró a sus tropas del país en 2011 porque los radicales islámicos han capturado enormes franjas del norte y oeste con ayuda de los suníes que desconfían del gobierno dominado por chiíes.”[4] Pero siendo un gobierno dividido, que sigue discutiendo sus elecciones mientras afronta la amenaza del norte, poco hará para mejorar la situación de sus niños. El otro caso que nos interesa comentar, quizá por ser el más atroz, es el de la eterna guerra de Israel contra Palestina, que recientemente se ha desbocado. Aquí lo primero que debemos subrayar, es la importancia de conocer la historia, ya que el Estado israelí se estableció a partir de la invasión de un territorio ajeno, el palestino, siendo apoyado primordialmente por los Estados Unidos de Norteamérica; el dinero judío es un presupuesto que los gringos no pueden darse el lujo de perder. Pero cuando a una nación ya no le preocupa asesinar infantes, pero tampoco que el mundo se entere, está fuera de toda proporción. 

Como reportan las telenoticias, por lo menos van dos bombardeos que, con pleno conocimiento, autoriza el gobierno israelí a establecimientos donde hay refugiados menores de edad. La propia ONU informó sobre su ubicación para que se guardaran las precauciones correspondientes, pero las autoridades judías hicieron caso omiso y mataron a los que pudieron. La Franja de Gaza está colapsada y no parece haber escapatoria alguna, pues a pesar de que Barack Obama se ha pronunciado a favor del dialogo entre las partes, dice que si ellos no están en la disposición poco se puede hacer. ¿Por qué no invaden, como lo han hecho siempre sin el menor empacho, pero ahora a Israel? ¿Será que no les conviene? La infamia de los gobernantes es tal, que seguramente desde sus primeras experiencias de vida aprendieron que solo ellos importan y que saldrán ilesos por tener el poder y los mejores recursos a su alcance. 

Parece que debemos recordarles que el indicador más importante del desarrollo humano en un país y en el mundo, es el estado de la niñez en todos los ámbitos en que se desenvuelve, aunque desde luego el de su salud física y mental, es el vital. Lástima que esté condicionado por la situación socioeconómica, pero también política en que viven, pues precisamente son los poderosos en ambos terrenos los que deciden su destino. La libertad es un viejo clamor que sigue apagándose en los escritorios locales, en las oficinas federales y en los despachos internacionales, mientras el altruismo, la cooperación y las reivindicaciones sociales apenas logran mantener una frágil llama. Es demasiado lo que está soportando la infancia y todo indica que no dejará de hacerlo; el planeta se está llenando de chavitos débiles, enfermos, solos, tristes, enojados, analfabetas, ignorantes, atormentados, agresivos mutilados, usados o envilecidos: ¿cuáles son sus expectativas de vida? 

El asunto es que debido a ello, difícilmente serán personas preparadas, honradas y justas; si consultamos las cifras totales de los niños vulnerables, el horizonte de la humanidad es verdaderamente oscuro, muy oscuro. Detener la corrupción de su entorno de vida y de sí mismos, quizá les permita buscar y encontrar caminos menos torturantes e infelices, el problema es que no lo pueden hacer solos; siendo niños, requieren de tener a su alcance todos los medios. Por eso es obligación del Estado y de los gobiernos que emanen de él, así como de los padres de familia y de la sociedad, asegurar la vida y desarrollo adecuado de la niñez. ¿La cumplirán algún día? 

 

 

[1] https://aquiecatepec.com/2014/08/02/el-desamparo-infantil-revela-la-importancia-real-que-tienen-las-ninas-y-los-ninos-para-los-gobiernos-del-mundo-villa-tv/

[2] Consulta del 05 de agosto de 2014, en:

 http://www.informador.com.mx/internacional/2014/542052/6/danan-tumba-de-saddam-hussein-en-enfrentamientos.htm

[3] Idem.

[4] Idem.

Anuncios