* El ex titular de Semarnat afirma que “resultan inviables, inconstitucionales e inhumanos”; sin importar el plan de urbanización “es totalmente incompatible porque el Proyecto Lago de Texcoco tiene por objeto el rescate ambiental”

* Comuneros de Atenco y Tocuila se niegan al cambio de uso de suelo de sus parcelas; lo sucedido en San Salvador Atenco, donde comisariado logra  la modificación, aviso de que “están venciendo la resistencia a punta de dinero”, sostiene

 

Proyectos de desarrollo en el ex Vaso de Texcoco,

“absurdo con todo y aeropuerto”: Luege Tamargo

 

Vista del ejido de Tocuila; abajo, el también ex director general de Conagua, José Luis Luege Camargo: Fotos de Internet

Vista del ejido de San Miguel Tocuila; abajo, el también ex director general de Conagua, José Luis Luege Camargo: Fotos de internet

 

Por Roberto Acevedo | Publicado: miércoles 11 de junio de 2014

San Salvador Atenco, Méx._ La construcción de un nuevo aeropuerto alterno al de la ciudad de México, y los proyectos de desarrollo en el ex vaso de Texcoco, resultan inviables, inconstitucionales e inhumanos porque se trata de zonas inundables e inalienables enclavadas en una región que ya sobrepasó todos los límites de crecimiento demográfico y de explotación de recursos naturales.

“Los que se ostentan como ecologistas, en vez de defender la ecología y el ambiente, se dedican ahora a defender negocios, el motivo que los mueve es el negocio, sin visión ambiental, legal ni humanista; me da pena que sólo los mueve el dinero”, acusó el ex titular de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), al referirse a el también secretario de la Corte Internacional de Arbitraje Ambiental.

El ex titular de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), José Luis Luege Tamargo, denunció lo anterior y ventiló que la postura de Ramón Ojeda Mestre, ex Procurador Ambiental en el Estado de México, de que un desarrollo social sustentable en la zona es una opción real, sólo oculta intereses mercenarios y económicos.

José Luis Luege en imagen de archivo.

José Luis Luege en imagen de archivo.

 “No existe ninguna incompatibilidad jurídica, ambiental, ecológica o administrativa, mucho menos constitucional, para impedir el desarrollo sostenible de la nueva proyección de infraestructura en la zona de los terrenos desérticos del ex vaso del ex Lago de Texcoco”, según señaló Ojeda Mestre en días pasados, incluido el aeropuerto, y mantuvo que “salvo quimeras e intereses electoreros, millones de habitantes de la zona centro del país necesitan un aeropuerto y otros tantos de mexiquenses del Valle necesitan un empleo y oportunidades de desarrollo”.

Luege Tamargo reflexionó, primero, que Ojeda Mestre siempre ha tenido posturas muy variables, y que en esto “es puro cuento que con un proyecto como el que se pretende van a reforestar, a recuperar o rediseñar cuerpos de agua artificiales o reinyectar agua a los acuíferos.

Recordó que al arribar Enrique Peña Nieto a la presidencia de la República, su gobierno de inmediato canceló la construcción de una planta tratadora de agua en la zona de El Caracol, que a nosotros nos tocó licitar y adjudicar, y que forma parte del Proyecto Lago de Texcoco, Rescate Hidrológico”.

Explicó que el territorio donde se proyecta el desarrollo “son propiedad de la Nación, es una zona inundable que está protegida por el artículo 27 constitucional; su condición es inalienable e imprescriptible y por tanto no pueden autorizarse cambios de uso de suelo”.

Sin importar el plan de urbanización en esa región “es totalmente incompatible porque el Proyecto Lago de Texcoco tiene por objeto el rescate ambiental.

Ejido de San Miguel Tocuila

Ejido de San Miguel Tocuila

“Y este programa no debe ser alterado, debe continuarse, como ha venido sucediendo desde 1971 con la recuperación del lago Nabor carrillo, con la edificación de plantas tratadoras, la pastización y, en suma, replicando las antiguas condiciones para recuperar agua pluvial, hogar de unas 100 mil aves migratorias cada año además”, indicó Luege.

“Es un proyecto absurdo, con todo y aeropuerto, con un crecimiento insostenible e ilógico porque ya rebasamos todos los límites; al rato van a salir muchos ambientalistas y especialistas, pero en 20 años muchos estarán muertos, jubilados o disfrutando los beneficios, pero sin hacerse responsables de lo que puede suceder, como la falta de agua y, en general, la destrucción del medio ambiente”, destacó.

Comentó que aunque queda una franja importante de comuneros de Atenco y de San Miguel Tocuila que están en contra del cambio de uso de suelo de sus parcelas y de su venta, lo que sucedió recientemente en San Salvador Atenco, donde el comisariato ejidal logró la modificación, es un aviso de que “están venciendo la resistencia a punta de dinero”.

“Debemos estar atentos a los movimientos especulativos con los terrenos, porque ya tuvimos invasiones por parte de asociaciones antorchistas de Chimalhuacán, encabezadas por el ex alcalde, Jesús Tolentino Román, de filiación priista, que ocuparon predios de manera irregular en Texcoco, las áreas del Carrizo e Hidalgo, y los Tlateles, en  la parte sur del Nabor Carrillo, y en su momento los tuvimos que desalojar”.

José Luis Luege Tamargo recalcó que este proyecto no tiene nada qué ver con el que en su oportunidad promovió el ex presidente Vicente Fox Quesada a principios de la década pasada, pues “no se metió a la zona federal y, además, se expropiaron más de 6 mil hectáreas comunales para que sirvieran al proyecto de rescate, no se compara su desarrollo como ahora se quiere”, concluyó.

 

Anuncios