* Se trata del “Centro Familiar Issac” que expende bebidas embriagantes a menores de edad y por la inseguridad y trifulcas que se originan en el lugar

* El alcalde Sergio Luna se comporta indiferente y soslaya las demandas ciudadanas; por ello demandan la intervención de las autoridades del GEM

 

Vecinos exigen a autoridades estatales cerrar billar

bar que opera en zona habitacional de Tultepec

 

Vista desde el palacio municipal de Tultepec. Foto: Archivo Jorge Villa

Vista desde el palacio municipal de Tultepec. Foto: Archivo Jorge Villa

Por Roberto Acevedo | Publicado: lunes 19 de mayo de 2014

Tultepec, Méx._ Ante la indiferencia y complicidad de las autoridades locales de filiación perredista para cerrar el establecimiento comercial con la razón social “Centro Familiar Issac” que opera como billar-bar, con venta de bebidas embriagantes menores de edad y por la inseguridad y trifulcas que se originan en el lugar, vecinos del fraccionamiento Real de Tultepec piden la intervención de las autoridades del Gobierno del Estado de México.

Los habitantes explicaron que este local opera de lunes a domingo en el Circuito de los Lirios, en una zona habitacional y agregaron que los fines de semana no pueden vivir y dormir con tranquilidad debido a los escándalos y pleitos que se registran por el excesivo consumo de alcohol.

Denunciaron los inconformes, “con el funcionamiento de este “billar-bar” han perdido la paz y tranquilidad”, además por el consumo excesivo consumo de alcohol entre los menores, se inician peleas en el interior, pero como luego se extienden al exterior y en ocasiones los vehículos estacionados han resultado con daños en la carrocería y con vidrios rotos, así como las fachadas de las viviendas aledañas, piden el cierre del local.

Los habitantes recordaron que en repetidas ocasiones a altas horas de la mañana se escuchan a los jóvenes discutir con palabras altisonantes para después pasar a los golpes o el uso de objetos, con los cuales intentan golpear a los contrincantes, pero que también con ellos han impactado a vehículos o viviendas causando perjuicios a los propietarios.

Acusaron que “ya están cansados de esta situación” y en días pasados los vecinos firmaron y entregaron en la presidencia municipal de Tultepec un escrito solicitando la clausura del inmueble debido a que el billar-bar opera en un horario fuera de lo normal en una zona habitacional, se permite el ingreso a menores de edad, además de las constantes trifulcas, pero hasta hoy no tienen respuesta.

El alcalde perredista Sergio Luna se comporta indiferente y soslaya las demandas ciudadanas, por lo cual demandan la intervención de las autoridades del Gobierno mexiquense realizar una inspección y verificar los permisos correspondientes, aun cuando operan en una unidad habitacional, comentaron los quejosos.

Acusaron que al filo de las cuatro ó cinco de la mañana termina “la fiesta en el billar-bar” y a esa hora cuando salen los parroquianos y van de regreso a sus viviendas, “ya ebrios se les hace fácil arrancar las antenas o los espejos retrovisores de los automóviles que se encuentran a la entrada de las casas”.

Indicaron que con el funcionamiento de este local que expende bebidas embriagantes a altas horas de la noche, tal vez por coincidencia, pero “se ha incrementado la delincuencia en la zona, porque llegan personas extrañas que viven en otros lugares del municipio, o en otras demarcaciones y sólo vienen a hacer desmanes aquí.

Asimismo, los vecinos fustigaron a la policía municipal, cuando se escuchan gritos, llantos y empiezan a romper botellas, ya sabemos que los clientes se están peleando, se pide la intervención de los elementos policiacos,  pero los uniformados no aparecen, sino horas más tarde o simplemente no llegan.

“Lo más grave es que los rijosos salen a la calle y ahí avientan piedras y dañan viviendas o vehículos, sin embargo no podemos hacer nada por temor a resultar con mayores afectaciones o poner en riesgo a nuestra familia”.

“Nos encontramos solos e indefensos en nuestros hogares”. No podemos salir y arriesgarnos a resultar lesionados o perder la vida como ha sucedido en distintas ocasiones en otros lugares”.

Finalmente solicitaron a las autoridades estatales cerrar este inmueble y revisar otros más que operan en el fraccionamiento, según como Restaurantes familiares, pero en realidad son centros de consumo de bebidas embriagantes sin alimentos y funcionan muy entrada la noche, lo cual deteriora la imagen, la seguridad y calidad de vida de la población de aquí.

 

Anuncios