* Mensaje de pobladores de Atenco a la federación; “si el gobierno quiere nuestras tierras para su proyecto aeroportuario, tendrá que pasar por encima de nosotros”

 

“No insistan no vamos a desistir en

abandonar nuestras tierras y viviendas”

 

Foto tomada de Internet

Foto tomada de Internet

Por Roberto Acevedo | Publicado: lunes 5 de mayo de 2014 

San Salvador Atenco, Méx._ Jesús Adán Espinoza, dirigente del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT) adelantó que el gobierno federal tendrá una oposición férrea si intenta llevar a cabo sus proyectos de urbanización de Ciudad Futura y Rescate del ex Lago de Texcoco, pues en el fondo sólo pretende reactivar el proyecto de construcción del nuevo aeropuerto. 

“Esos proyectos sólo traerán la desaparición de nuestras tradiciones, costumbres, nuestra tierra si los dejamos pasar”. 

“Si el gobierno quiere nuestras tierras para su proyecto aeroportuario, tendrá que pasar por encima de nosotros”, así lo advirtieron “zacapoaxtlas y franceses” que se unieron en San Salvador Atenco por la defensa de las tierras; tras la escenificación este 5 de mayo de la Batalla de Puebla. 

La representación de la Batalla de Puebla es una costumbre es nuestros pueblos y es momento idóneo para decir al gobierno: No insistan en despojarnos de nuestras tierras porque no vamos a desistir en dejarlas y que no vamos a caer en su nuevo sistema de provocación de dividir nuestras familias. 

Le pedimos con respeto pero enérgicamente que nos deje en paz porque no vamos a permitir nada porque no cumplen con la legalidad”, recalcó. 

Pobladores acusaron que las autoridades federales han intimidado a los campesinos para que vendan sus tierras y fustigaron al comisariado ejidal de estar coludimos con las autoridades”. 

Los campesinos de Atenco sacaron a relucir este día sus machetes y pequeños cañoncitos para conmemorar esta fecha. 

Primero en la explanada principal del municipio realizaron un recorrido y la presentación de los participantes; además acudieron a la iglesia del Divino Salvador para dar las gracias por un año más de tradiciones y en espera la bendición para “dar una buena batalla”. 

Ataviados de zacapoaxtlas y franceses, el contingente avanzó en caravana hacia el parque los Ahuehuetetes, donde dieron una cruenta batalla.  

Cientos de detonaciones de sus tradicionales cañoncitos cimbraron el lugar, aquellos que durante su lucha contra la construcción del aeropuerto en 2001 y en 2006 durante la represión del poblado, eran su símbolo de lucha y utilizaban para enfrentar, si era necesario, a la policía. 

Varias horas duró el enfrentamiento, pero al final ambos bandos los hicieron sólo por un propósito preservar sus tradiciones y expresar su defensa de las tierras.

 

Anuncios