* En La Resurrección, conocida como “La Francia”, se hizo una remembranza de la batalla de las tropas del emperador de Habsburgo y el ejército liberal de Benito Juárez

 

Homenaje a Mucio Maldonado por su participación en la

derrota del imperio de Maximiliano en 1867 en Texcoco

 

 

Por Roberto Acevedo | Publicado: viernes 18 de abril de 2014

Texcoco, Méx._ En la comunidad de La Resurrección, conocida como “La Francia”, se hizo una remembranza de la batalla de las tropas de Maximiliano de Habsburgo y el ejército liberal de Benito Juárez que se registró aquí en 1867, donde decenas de militares de tropas francesas cayeron sin vida “de ahí surgió el mote de La Francia” y rinde por primera vez homenaje a Mucio Maldonado.

Tras pasar inadvertida la celebración de este acontecimiento en los centros escolares de la comunidad, a partir de esta fecha y por primera vez se rinde homenaje a Mucio Maldonado.

A las orillas de la carretera federal a Veracruz hoy se erige su monumento, “La Cruz de Mucio”. Foto: Especial

A las orillas de la carretera federal a Veracruz hoy se erige su monumento, “La Cruz de Mucio”. Foto: Especial

El gobierno local aprobó rendir a partir de esta fecha un homenaje a Mucio Maldonado, tras encabezar al ejército que derrotó en esa histórica batalla de 1867 a las tropas y derrocar al imperio de Maximiliano de Habsburgo

Cabe destacar que Mucio Maldonado durante el periodo anterior a la intervención francesa, este personaje se dedicaba a asaltar a los pobladores en las riveras del Lago de Texcoco, por lo cual también se le conoció como “El Pirata del Lago”.

El cronista municipal, Alejandro Contla, al hacer uso de la palabra para rendir homenaje a este personaje, revivió estos pasajes de la historia de México y en especial de Texcoco, en donde Mucio Maldonado oriundo del barrio de La Conchita en la ciudad de Texcoco, le invade le sentimiento patriótico y combate a las fuerzas austriacas-francesas.

Con esta acción “limpia su nombre” y por su valentía el gobierno del estado lo nombra coronel de “Los Lanceros de Texcoco”.

“A consecuencia de esta derrota de los austriacos en la comunidad de la Resurrección, el emperador Maximiliano no recibe el apoyo militar que esperaba y por esa razón no logra salvar su vida”.

Y de “no haber sido derrotadas las y tropas austriacas-francesas, en suelo texcocano, tal vez la historia de México hubiese tenido otro desenlace”, recalcó el Cronista de Texcoco.

Y abundó, “he aquí la importancia de esta batalla, aquí en La Resurrección se salva a la República”.

“Aquí en la Resurrección se derrumba el Imperio Francés. Aquí en esta tierra se sepultan las esperanzas de vida del emperador de Austria Maximiliano de Habsburgo”.

Sin embargo, el final de la batalla, la tragedia alcanza a Mucio Maldonado, quien regresa de Texcoco al lugar de la batalla en busca del estandarte “trofeo militar” que lo acreditaría a él y sus tropas como ganadoras de ésta.

Sin embargo, entre cientos de combatientes muertos, yacía aún con vida el militar que tenía entre sus manos la bandera del Octavo Regimiento de Húsares austriacos, al acercarse Mucio Maldonado a intentar arrebatar la bandera, el invasor austriaco dispara a quemarropa, le atraviesa el corazón y muere “el héroe texcocano”.

A las orillas de la carretera Federal a Veracruz hoy se erige su monumento, “La Cruz de Mucio”, la cual se pierde entre casas y restaurantes.

Entre la población se conoce que el cuerpo de Mucio Maldonado yace en el panteón de la comunidad de San Diego, aunque no se sabe el lugar exacto de la tumba.

 

Anuncios