El contenido de la programación de “Clic-Clac!” se orienta en particular hacia el reconocimiento de la diversidad cultural, una muestra de ello es “El Rastro del Caracol”, sección de relatos de los pueblos indígenas del país, pintados con trazos que parecen salir de pinceles usados por sus hijos y sus hijas. La ciencia y la naturaleza, así como las relaciones humanas entre los niños, sus dudas, travesuras y juegos, también son parte del contenido. Por lo visto –y es literal-, estamos ante un trabajo que vuelve a colocar a la infancia, en el centro de atención de cada uno de los programas que ofrece.

 

¿Buenas Noticias por TV? ¡Sí, Córdova al IFE y “esos locos

bajitos” al 22!

Villa-TV x V. V.

Publicado: 18 de diciembre de 2011

¡Qué gusto!, es de lo poco que levanta el ánimo a las mentes insatisfechas que miran “la tele”: muchas adultas o adolescentes y otras tantas de niñas y niños. En la publicación pasada, casi como videntes, hablamos del Dr. Lorenzo Córdova remarcando su contribución al pensamiento cuestionador y su trabajo en los programas de análisis y discusión que pasan por la TV, donde ha dejado ver una vocación jurídica crítica, cuyo carácter social es evidente. Un perfil pocas veces reconocido, tanto en el abogado contemporáneo como en el no tan contemporáneo. Bueno, pues Córdova es, a partir del pasado jueves 15, uno de los tres consejeros del Instituto Federal Electoral -IFE-, que la Cámara de Diputados pospuso elegir por catorce meses, bajo el reclamo generalizado.

El gusto devino, y hay que subrayarlo, de la confianza y expectativas que produjo la noticia, y aunque no sabemos lo que realmente pueda hacer Córdova, sí sabemos que alguien consecuente, y en este sentido honesto, forma parte de una institución que necesita de buenos funcionarios, ya que ha sido golpeada y tiene ante sí la responsabilidad de la continuidad de un proceso electoral muy complicado para el 2012.

Enrique Campos, conductor de El Centro del Debate, notificó a su público que la ausencia de Córdova sería permanente debido a su nuevo cargo, lo cual motivo que lo felicitaron él y sus ahora ex compañeros de programa: Luis de la Calle, Alfonso Zárate y Carlos Urzúa, también especialistas reconocidos por su calidad. Fue basados en ésta, y en otras colaboraciones que como profesional crítico y reflexivo desarrolló Lorenzo Córdova Vianello, por lo que se recomendó en nuestro sitio electrónico, hoy la recomendación se transforma en invitación para seguir las acciones y declaraciones que como funcionario electoral realizará; esperamos que aporten certidumbre al trabajo del IFE.

Y hablando de un acontecimiento diferente, esta vez completamente televisivo que parece estar, ahora sí que en otro canal, fue que durante la semana anterior “el 22” estrenó su Barra Infantil “Clic-Clac!”; pasara todos los días de 2:00 a 4:00 p. m., lo cual es muy importante. Por fin la televisión abierta tendrá algo más que ofrecer a los y las chavillas, porque a pesar de conocer propuestas comerciales no tan chafas de Cartoon Network, o del mismo Discovery Kids de la televisión por cable, la oferta dirigida a los chicos y chicas, por lo general es inexistente o muy pobre en contenidos y calidad. Lo extraordinariamente llamativo de ella, por ejemplo en las nuevas caricaturas, son siempre los incontables efectos especiales, cuyo empleo facilita la información electrónica computarizada. Muchos son muy buenos, y frente a ellos, los niños y las niñas se abstraen, de verdad capturan su atención poderosamente.

El contenido de la programación de “Clic-Clac!”, de acuerdo con lo declarado, se orienta en particular hacia el reconocimiento de la diversidad cultural, una muestra de ello es “El Rastro del Caracol”, sección de relatos de los pueblos indígenas del país, pintados con trazos que parecen salir de pinceles usados por sus hijos y sus hijas. La ciencia y la naturaleza, así como las relaciones humanas entre los niños, sus dudas, travesuras y juegos, también son parte del contenido. Por lo visto –y es literal-, estamos ante un trabajo que vuelve a colocar a la infancia, en el centro de atención de cada uno de los programas que ofrece.

Pero no sólo esto, lo significativo es, como ejemplarmente lo comprobó el Canal 11 con su correspondiente barra infantil, que lo hace con la certeza de que su peque-tele-auditorio es INTELIGENTE. Lo hace con la sensibilidad que necesita un destinatario sensible; alguien abierto a recibir y a experimentar con lo que recibe. Sólo por eso habría que cuidar lo que les dejamos ver sin conocer.

Si así consideráramos a todos esos locos bajitos*, podríamos acceder a su brillante imaginación y creatividad y podríamos aprender de ellos, atenuando la obsesión de “enseñarles” o bien la soberbia de ignorarlos. Sí, en muchas ocasiones es imposible contener nuestro afán por explicarles el mundo, sin dejar que ellos lo descubran a su ritmo, pero como no se trata de negarles nuestro apoyo, lo mejor sería que lo tuvieran para conseguir lo que quieran por su propio camino. En todo caso, lo importante es desarrollar en ellos las destrezas o habilidades que les permitan ser independientes y capaces de resolver las situaciones o problemas que enfrente en su vida, cultivando un espíritu solidario y de empatía que los haga más sensibles y responsables ante los derechos y necesidades humanas de todas las sociedades, de los otros animales y de la naturaleza en su conjunto.

Niños y niñas así formados, ¿no serían después las mujeres y los hombres que podrían elegirse confiando en que harían lo necesario para mejorar las condiciones de vida de todo lo vivo? La proximidad de los temas tratados en la nota es ésta: los ciudadanos y funcionarios responsables, y por tanto honestos y confiables, empiezan desde pequeños.Quizá no todos lo tengan claro, pero los funcionarios de hoy, tienen a su cargo solicitar y vigilar que se hagan las leyes y realicen las acciones que apoyen y protejan la infancia y juventud de quines los suplirán, y si la noticia es que son de los mejores, como al parecer lo son los nuevos tres consejeros generales del IFE, por supuesto que son buenas las noticias que recientemente vimos y oímos por la TV.


* Así los llama el cantante catalán Joan Manuel Serrat, dando con ello nombre a una de sus maravillosas canciones.

Anuncios